Saluda del Ilmo. Sr. Alcalde


D. Francisco Ruiz Giráldez

Seguridad jurídica, participación ciudadana, trasparencia y contención del gasto se aplican en la gestión de las diferentes áreas

 

Transparencia en la generación del empleo público; seguridad jurídica en el funcionamiento de la administración, control del gasto y fomento de la participación ciudadana como indicativo de una sociedad madura. Son algunos de los aspectos directores en el primer año del gobierno de Tarifa que se cumple mañana sábado, 12 de noviembre.

Desde el tripartito, se ha valorado la solidez un proyecto de gobierno que aúna sensibilidades distintas con un reto común: dar respuestas de futuro a la ciudadanía tarifeña.

 

Transparencia y seguridad jurídica han sido desde el principio una de las constantes diferenciadoras del gobierno local. La puesta en marcha de diferentes bolsas de trabajo para regular el acceso al empleo público desde criterios de igualdad, méritos profesionales y situación socioeconómica ha sido uno de los primeros retos asumidos por el gobierno. Tras un año de trabajo constante, los mecanismos que garantizan la transparencia en procedimientos como el de la contratación de personal están normalizados para garantía del ciudadano. Un esfuerzo no pequeño que permite diferenciar la acción de gobierno del tripartito de prácticas anteriores.

Otra pauta clara en el primer año de gobierno ha sido el impulso dado a la revisión del PGOU. Para el tripartito se trata de una gestión vital en cuanto que posibilitará solucionar disfunciones actuales del planeamiento del 1990, ya caducado. Además permitirá al gobierno definir el modelo de ciudad, y dotará a Tarifa de una herramienta vital para generar suelo y concertar un desarrollo urbanístico de Tarifa con solidez que responda a las necesidades de los ciudadanos, y sea capaz de generar inversión.

En esta línea, el gobierno ha iniciado ya un diálogo fructífero con la Junta de Andalucía para agilizar el procedimiento. El impulso efectivo pasa por la próxima creación de una “Oficina del PGOU” con personal municipal dedicado a la actualización del planeamiento, y la dotación expresa en los presupuestos generales de una importante partida económica que permita consolidar el proceso de revisión.

Precisamente la defensa de un modelo distinto de ciudad ha llevado al gobierno a promover la reconfiguración de destacados proyectos como el impulsado por “METROVACESA” en la zona de Albacerrado. Con diálogo y talante colaborador, el proyecto turístico ha sabido incorporar las expectativas de un gobierno que no renuncia a la importante inversión destinada a la zona, pero que a la vez aspira a fomentar un modelo de ciudad más compacto, menos disperso y en el que las nuevas instalaciones hoteleras permitan complementar los segmentos de la actividad turística más deficiente. El proyecto se ha reconducido así hacia un diseño de ciudad que tiene más en cuenta las características de la población de Tarifa. La máxima que ha presidido la modificación del proyecto es que la inversión se adapte a la singularidad y características de Tarifa, y no Tarifa a la inversión.

En la valoración del año se ha hablado también de las arcas municipales y del trabajo realizado para recomponer una maltrecha hacienda que en los últimos cuatro años anteriores ha disparado el impago de la Seguridad Social con endeudamientos que han pasado de los 18 a los 38 millones de euros. En este sentido, el gobierno confía en la línea de trabajo iniciada en colaboración con la Diputación de Cádiz para negociar ante Ministerio de Hacienda y la Seguridad Social la recuperación de los fondos del Estado, retenidos por la acumulación sistemática de impagos.

A lo largo del año se ha buscado la implicación activa de colectivos y asociaciones en el diseño de políticas y actuaciones municipales. La colaboración se ha llevado así a la agenda de cada delegación; atentos a las peticiones y requerimientos de los diferentes sectores. Pero además el gobierno aboga por la sistematización de la participación ciudadana en capítulos destacados como la gestión directa de los presupuestos municipales. Se ha dado un primer paso con una experiencia piloto en los presupuestos destinados a políticas juveniles. Las dinámicas y conclusiones que se extraigan se quieren trasladar en el futuro a otras áreas municipales.

El primer año de gestión ha visibilizado además una apuesta por hacer del patrimonio monumental de Tarifa un referente destacado en el atractivo turístico, y en los espacios de referencia para el ocio cultural de la población. Así, en el Castillo de Guzmán el Bueno se ha fomentado la autogestión del espacio con la dotación de un equipo interdisciplinar y profesionalizado que persigue la puesta en valor del monumento.

En el plano cultural otro seña de identidad del gobierno ha estado en la recuperación de eventos que nunca debieron anonadarse como el Festival de Cine Africano. Por primera vez ha adquirido carácter transfronterizo con las salas en Tánger y Tarifa como escenarios paralelos para el encuentro y el debate. La recuperación del evento se enmarca además en una dinámica más amplia de colaboración y acercamiento con la ciudad de Tánger. El objetivo común es revalorizar la potencialidad de una geográfica compartida, y hacer del Estrecho de Gibraltar una marca de progreso y activación económica.

Pero además de recuperar, el gobierno ha relanzado y asentado eventos y propuestas que han calado en el seno de un empresariado que siempre encontrará el apoyo decidido de la gestión municipal para potenciar la actividad económica. Es el caso de eventos como las rutas gastronómicas del atún o el ibérico, o la celebración de la “Noche en Blanco”, reforzadas y complementadas desde el gobierno con la incorporación de novedades como jornadas de puertas abiertas en los monumentos y otras ideas que permiten condensar en un mismo evento, todos los recursos complementarios de Tarifa. Por otro lado, la promoción de eventos de tipo turístico y lúdico en la agenda municipal ha tratado también de dar respuesta a las necesidades diferentes del empresariado. Es el caso de la dinamización perseguida en la calle Batalla del Salado, eje de un comercio singular que como el resto, encuentra el apoyo municipal para todo lo que se traduzca en generación de actividad y empleo.

Generación de actividad y seguridad es lo que busca también el Plan Estratégico de Turismo, impulsado por el tripartito. Por primera vez, el municipio se ha dotado de una hoja de ruta dinámica y ampliable que determina, no obstante los criterios y objetivos que administraciones y agentes económicos y sociales pueden adoptar para ampliar la temporada turística. Es además el resultado de un proceso de reflexión sobre el futuro del desarrollo turístico inmediato que ha contado con la participación activa del empresariado.

También la mejora de la movilidad sostenible con la licitación del primer carril bici interurbano, y la mejora de la accesibilidad en edificios, vías públicas y reformas normativas es otro eje del trabajo transversal en las diferentes delegaciones. El tripartito ha apuntado así a la licitación reciente del primer anillo intraurbano para el uso de la bicicleta como un primer paso en firme que vendrá seguido de otras actuaciones para la conexión con el centro urbano, a través del paseo marítimo, o la prolongación hasta la zona del río Jara. El reto es hacer de la bicicleta una opción presente en la movilidad de la ciudad.

La formación y la educación son el futuro. La mejora de la empleabilidad y el aumento de la calidad del empleo pasan por la profesionalización creciente de los tarifeños. En esta línea, el gobierno ha intensificado la oferta directa de formación, y se trabaja para potenciar las opciones de reciclaje y profesionalización en sectores económicos de vital importancia como el turístico. Con la participación de la Junta de Andalucía, se quieren ampliar los cursos de formación específicos con certificación profesional, dirigidos a un sector turístico que tiene serias expectativas de crecimiento en las nuevas instalaciones hoteleras proyectadas en el casco urbano, en las zonas de La Marina y calle alcalde Juan Núñez, y en la citada Albacerrado.

La próxima puesta en marcha de un CADE, o Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial sumará también nuevas herramientas en Tarifa para incentivar a los jóvenes emprendedores.

La política educativa emprendida por el gobierno ha procurado además reforzar foros de encuentro como el Consejo Escolar Municipal dotándolo de un nuevo reglamento que consolide sus funciones como órgano representativo de la comunidad educativa. La aportación de recursos pedagógicos que permitan dinamizar la agenda complementaria de la educación reglada, y el fomento en definitiva de su desarrollo ha sido también una constante asumida de manera transversal en la gestión del gobierno.

También el fomento de la información y atención ciudadana están detrás de iniciativas como la futura “Oficina de la Vivienda”. Un servicio proyectado para dar agilidad y dinamismo a las múltiples cuestiones que se plantean en el acceso a la vivienda y en los programas de mejora y rehabilitación de inmuebles.

Al gobierno le preocupa también la percepción del ciudadano sobre cuestiones como la revisión del IBI. Y es que atendiendo al Plan de Ajuste Económico aprobado por el anterior gobierno, no cabe modificación alguna a la baja del citado impuesto. Informes del servicio de Intervención del Ayuntamiento así lo desaconsejan si se quiere evitar el riesgo de colapso económico e intervención de las arcas municipales. Lo ha recalcado así el gobierno en respuesta a la confusión orquestada desde la oposición política. Por otro lado, el área municipal de Hacienda ha puesto en marcha medidas para bonificar el pago de los tributos locales con planes personalizados que favorecen descuentos entre quienes domicilien los pagos. El capítulo económico sigue centrando la máxima atención de un gobierno que aboga por la contención del gasto y la eficiencia presupuestaria como cambio de rumbo necesario para apuntalar la hacienda local.